fbpx
Destacada

Gilmore Girls: 3 generaciones de un linaje femenino marcado por la relación arquetípica Deméter – Perséfone

Lorelai, Rory y Emily Gilmore

Si no has visto esta serie y te interesa explorar las relaciones madre – hija, ¡hazlo ya! Esta serie, que partió el año 2000 y s extendió por 7 temporadas, es una joya en ese sentido ya que profundiza con humor negro y momentos muy emotivos los altibajos de lo que es la relación entre 3 generaciones de mujeres, mostrando un mundo imperfecto con el que podemos identificarnos fácilmente.

En este artículo no pretendo hacer un análisis exhaustivo de cada personaje sino que más bien dar impulsos de reflexión sobre aspectos que pude identificar a medida que fui viendo la serie y la posterior miniserie. Me encantaría saber tus impresiones y te dejo invitada a comentarlas bajo este artículo para ir enriqueciendo estos análisis arquetípicos de personajes de series y películas.

Emily Gilmore

Emily Gilmore: una Hera de tomo y lomo

Emily Gilmore es la madre de Lorelai y está casada con Richard. Es la esposa por excelencia: se hace cargo de llevar la casa, organizar eventos sociales y de mantener feliz a marido. Toda su vida gira en torno a las actividades, deseos y decisiones de su marido. Tiene un gran carisma y poder personal que la lleva a lograr todo lo que se proponga. Su forma de ver al mundo es conservadora y busca mantener las tradiciones y estructuras del mundo aristocrático al que pertenece. Su manera de demostrar afecto es solucionando los problemas ajenos según sus propias formas de ver la vida. Tiene una necesidad muy grande de sentir el control sobre su hija; si pudiese decidir cada aspecto de la vida de ésta, sería muy feliz.

Su predisposición intrínseca: Hera

Su meta en la vida fue casarse y organizar su vida alrededor de su marido. Se siente muy bien organizando eventos sociales, el status es muy importante y lo cuida por sobre todo – hasta que fallece su marido.

Su entorno familiar y los acontecimientos: Deméter

Su hija lo es todo y trata de integrarla a su vida, sin éxito. Apenas siente que la está perdiendo, inventa una excusa para mantenerla cerca. La manipulación emocional le es natural. Cuando su hija decide emprender su propio camino, cae en profunda depresión y nunca llega a superar ese momento, ni a perdonar a su hija por esa decisión.

Lorelai Gilmore

Lorelai Gilmore: una Artemisa que se construye a si misma

Lorelai Gilmore es la hija de Emily y madre de Rory. Se construye a sí misma de forma autónoma, criando sola a los 17 años a una hija y proveyendo de techo y comida para las dos. Valora las amistades con otras mujeres y está siempre para apoyarlas. No ve a las mujeres como enemigas, ni siquiera sus “rivales amorosos”. La figura de su madre ejerce un rol restrictivo sobre ella, dictando qué es correcto y cómo debería hacer mejor las cosas. Su constante conflicto con la autoridad de sus padres la lleva a buscar formas de escapar de su yugo: embarazo adolescente, vivir lejos, no depender económicamente de ellos.

Su predisposición intrínseca: Artemisa

Su carácter natural es de una mujer que necesita libertad y cuidar su independencia. Se siente muy bien en compañía de mujeres y busca apoyo y entrega contención. Las considera hermanas y no rivales.

Su entorno familiar y los acontecimientos: Perséfone

Se valora ser conservador, seguir la etiqueta y protocolos sociales de la clase alta. Su madre controla todo lo que hace y se vuelve asfixiante. La única manera se escapar de esta cárcel es a través de su embarazo (una transformación profunda). Le cuesta enfrentar las críticas a su madre y se siente pequeña e impotente.

Rory Gilmore

Rory Gilmore: una Atenea enfocada en su carrera

Rory Gilmore es la hija de Lorelai. Su nombre en realidad también es Lorelai, sin embargo, nunca lo usa. Crece junto a su madre alejada de sus abuelos y del mundo aristocrático, desarrollando un gran interés por la lectura y los estudios. Disfruta de una infancia llena de amor y cariño, todo el pueblo se encariña con estas «Gilmore Girls». Su relación con su madre es muy cercana, ésta es su mejor amiga, confidente y consejera, además de cómplice de muchas payasadas y aventuras. Ya de adolescente comienza a desarrollar una relación con sus abuelos maternos, accediendo a este otro mundo lleno de lujos, etiquetas y tradiciones aristocráticas. Actúa en un principio como «buffer» entre su abuela y su madre, entendiendo la complejidad de esa relación.

Su predisposición intrínseca: Atenea

Sus estudios lo son todo: su pasatiempo es leer y tiene pensado ir a Harvard desde chica. Sabe discutir y sus listas de “pro y contra” son archiconocidas para tomar toda decisión importante. Su objetivo es convertirse en una gran periodista.

Su entorno familiar y los acontecimientos: Perséfone

Ser hija de Lorelai pareciera ser lo mejor: parecen amigas, se lo cuentan todo y hay una gran complicidad. Sin embargo, cada vez que Rory está viviendo una crisis y se siente víctima de sus circunstancias, su madre asume el rol materno más tradicional y Rory no lo tolera y se siente abrumada, escapando donde sus abuelos.

La relación entre Emily y Lorelai

Siendo Lorelai una niña ya expresaba su rebeldía o incomodidad frente a las estructuras aristocráticas que la rodeaban: no le gustaban lo vestidos con vuelitos, ni aprender de protocolo o etiqueta, menos le atraía participar de las presentaciones en sociedad. Lorelai tiene una predisposición intrínseca hacia la simpleza, lo auténtico y significativo – lo que obviamente chocaba de frente con lo que valoraban sus padres conservadores. Su madre actúa como una madre severa, castigadora y crítica frente a las «locuras» de su hija. Lorelai fue sintiéndose cada vez más como outsider y ahogada por esta madre devoradora que no la dejaba respirar libremente.

Así, la relación con su madre fue mermándose paulatinamente hasta el gran quiebre: Lorelai queda embarazada a los 17 años. Todo el futuro previsto para ella (estudios, matrimonio planificado) queda aniquilado. La única solución posible era que Lorelai se casara con Chistopher, quien formaba parte de este círculo adinerado. Sin embargo, Emily queda destrozada luego de que su hija escapara de la noche a la mañana sin volver en años rechazando de esta manera la «solución» planificada por sus padres. La serie comienza justamente cuando Lorelai se ve obligada a volver a contactarse con sus padres y a lo largo de la serie se ve reflejado el resentimiento guardado por Emily porque su hija no vivió la vida que su madre consideraba correcta.

Esta relación se ve claramente influida por los arquetipos de Deméter – Perséfone ya que Emily se convierte en esa madre asfixiante que no deja expresarse libremente a su hija, la critica constantemente y decidiendo la vida que deba llevar ésta. La única posibilidad para Lorelai es alejarse de su madre para poder ser ella misma, por lo que el embarazo y su huida se convierten en su grito de libertad e independencia.

Posteriormente, cuando Lorelai se ve obligada a volver a casa de sus padres (las cenas de los días viernes a cambio del pago del colegio de Rory), Emily vuelve a su rol de madre controladora y enjuiciadora, y Lorelai cae nuevamente en el patrón de impotencia frente a esos embates de su madre. Sin embargo, algo ha cambiado: Emily tiene muy claro que no quiere volver a perder a su hija (ni a su nieta) y Lorelai ha construido una vida por si misma alejada del yugo de su madre, lo cual permite observar cómo se va acomodando esta relación y cómo cada personaje va expresando sus necesidades y poniendo sus límites. Todo mezclado con malos entendidos y prejuicios pero esta serie no pretende mostrarnos un mundo perfecto sino humano. Los momentos de vulnerabilidad (enfermedad o separaciones) obligan a madre e hija a bajar sus defensas y permiten que ambas mujeres se abran a comprender que de base existe el amor entre ellas, suavizando temporalmente y paulatinamente su relación.

La relación entre Lorelai y Rory

Ellas son las protagonistas de la serie y su relación a primera vista es envidiable: Rory tuvo todas las libertades que Lorelai hubiese querido en su infancia y adolescencia, fue criada como una mujer independiente y sus deseos o necesidades fueron respetados. El pueblo en que viven es testigo de la complicidad y amor entre ambas. Todas quisiéramos tener a una madre como Lorelai: abierta, divertida, cariñosa, confiable y respetuosa. Sin embargo, a medida que Rory va creciendo y va descubriendo el mundo del cual escapó su madre, se puede entrever que Lorelai acepta la independencia de su hija cuando ésta sigue la misma visión de mundo que ella. Cada vez que Rory quiere experimentar otras realidades, Lorelai tiene que hacer todo un trabajo autoreflexivo de aceptación de la voluntad de su hija: para no caer en el mismo patrón controlador que su madre.

Rory quiere participar en un baile de presentación en sociedad, decide estudiar en Yale en vez de Harvard y deja la universidad por un tiempo, todas cosas que Lorelai nunca pensó que su hija haría. Pero se da cuenta que su hija es un ser independiente y que la independencia no tiene un solo color. Lo que salva esta relación es la buena comunicación y la comprensión de Lorelai de que su hija necesita vivir su propia vida, sea la que fuese.

Aún cuando Lorelai y Rory caen en el patrón de Deméter – Perséfone, la experiencia de Lorelai con su propia madre le da la sabiduría necesaria para no repetir los mismos errores, o al menos estar abierta a corregirlos y respetar la voluntad de su hija. Como la serie termina en un momento clave para Rory (donde se repite la historia), no sabemos qué camino elegirá. Pero lo que sí sabemos, es que cuenta con su madre para lo que sea.

Las Diosas habitan dentro de nosotras

Si te diste cuenta, traté de identificar aquel arquetipo que cada mujer tenía como predisposición intrínseca y aquel que fue preferido o provocado por el entorno y los acontecimientos en la vida de estos personajes. Si analizas tu propia historia, tal vez podrías identificar aquellas Diosas que ya han encontrado la manera de expresarse en tu vida. Espero que estos análisis aporten en ese sentido.

¿Y con qué me quedo respecto de esta serie?

Creo que una de las tantas conclusiones que podemos sacar de Gilmore Girls es que saber respetar las necesidades y la expresión genuina de cada ser, y sobre todo, de nuestros cercanos, es un paso para establecer relaciones sanas y criar personas independientes y genuinas.

¿Con qué te quedas tú? Puedes comentar debajo de este artículo o en la publicación de Instagram.

Gracias por leer,

Fran España

¿Dónde están las Afroditas? – Samantha Jones de Sex and the city

Encontrar a personajes femeninos que representaran al arquetipo de Afrodita ha sido complejo. ¿Cómo? ¿No hay personajes femeninos dedicados al amor, belleza y el disfrute? – Y, no. Por lo menos, no de la manera en que entendemos a la Diosa Afrodita. Me explico:

Cuando preguntaba a mis cercanos y en redes sociales, qué personaje relacionaban con Afrodita, la respuesta más común era Samantha Jones de Sex and the city. A primera vista, uno podría estar de acuerdo que esta mujer tan sexual es una representante fiel del arquetipo de Afrodita. Veamos qué nos indicaría que esto es así:

Una vida sexual libre y sin juicios

Claramente, ella vive su sexualidad libremente, le encanta disfrutar del sexo y no lo niega. Tiene una variedad de amantes y no se juzga por ello. Tampoco tiene problema en contarle a sus amigas de sus aventuras sexuales con lujo de detalles. Para ella, el sexo es parte natural de la vida y sin él, sería infeliz. Sus crisis más importantes tienen relación con la imposibilidad de tener sexo: la pareja que no la puede satisfacer, el cáncer o la menopausia. La vida la desafía en afirmar una y otra vez lo importante que es este aspecto en su vida y validarlo.

Fobia al compromiso y a los hijos

Al igual como Afrodita seguía teniendo amantes a pesar de estar casada con Hefesto, Samantha no es capaz de mantener relaciones que fueran más allá del encuentro sexual. El solo hecho de nombrarle algún tipo de compromiso afectivo le daba náuseas. Fue hasta muy entrada en sus 40 que recién se estableció con el actor, pero que (Spoiler Alert) tampoco pudo mantener por mucho tiempo como pareja única. Tampoco le gustan los niños, ni las embarazadas. Menos crear una familia. Sabemos que cuando más joven tuvo 2 abortos (lo más probable siendo una Afrodita joven no medía las consecuencias), y se cuida mucho de no volver quedar embarazada (llevando consigo una gran cantidad de condones en su cartera). Ella se ama a si misma, y esa es la relación más importante que quiere mantener.

Un humor que a veces llega a ser desatinado

Hay que concederle que tiene las mejores Punch Lines de las 4 amigas, pero que en ocasiones, puede llegar a ser insensible y superficial. Hasta sus amigas se hartan de vez en cuando de su constante obsesión por el sexo. ¡Es que nadie puede ser tan monotemático! Bueno, para Samantha, el sexo lo es todo. Y no le gustan las personas graves y evita toda situación que pueda generar algo serio o más profundo que le exija vulnerabilizarse.

La vejez: el gran enemigo

Para Samantha, el tomar conciencia de la pérdida de su juventud, es una de las crisis más fuertes. Eso es uno de los desafíos más grandes para las mujeres que están muy conectadas con el arquetipo de Afrodita, si todo lo que han hecho en su vida, se ha basado en su juventud y belleza. Samantha deja de salir con veinteañeros cuando se da cuenta que ellos ya la consideran mayor y, luego, era asidua a retoques de botox y cosas afines para mantener su estado de joven y bella. No es de extrañar y muy simbólico que no aparezca en la última película (más allá de las razones de la actriz): muestra a las amigas en su estado más maduro, algo muy complejo de aceptar para una Afrodita.

Una Afrodita desde la mirada patriarcal

Todo la anterior va muy en la línea de una mujer conectada con Afrodita. Sin embargo, su forma de acercarse a sus posibles amantes es muy frontal y masculina, asemejándose más a una Atenea. Tampoco se deja seducir y le cuesta mucho mostrarse vulnerable frente al otro. La manera en que enfrenta el sexo, es desde una mirada masculina patriarcal: el fin es conquistar otros territorios sin generar vínculos afectivos. La responsabilidad afectiva le da náuseas.

Una Afrodita justamente es capaz de tomar el sexo sin compromiso, pero no sin vínculo afectivo. Y ahí está diferencia lo que muchas películas, series, etc. nos muestran como una mujer liberada debiera ser desde una interpretación patriarcal: una mujer monotemáticamante sexual que no quiere compromiso alguno, ni capaz de mostrarse vulnerable ante un otro.

A recuperar a Afrodita en todas sus dimensiones

¿Es criticable que esta serie tuviera esa aproximación a este arquetipo? Claramente que no. Esta serie abrió camino para otros temas importantes y sigue siendo un buen impulso para cuestionarnos que queremos en la vida como mujeres.

Lo fundamental es seguir por ese camino, abriéndonos a nuevas visiones que nos permitan integrar todas nuestras dimensiones como mujeres para ir sanando nuestra energía femenina y poder expresarla libremente.

En este caso, significa darle lugar a ambos aspectos de Afrodita: aquella que es la Diosa autónoma, capaz de tener muchos amantes, y también la Diosa vulnerable, capaz de vulnerablizarse en relación con un otro.

Te dejo estas preguntas para que que las respondas para ti: ¿qué te provoca este personaje? ¿por qué crees te provoca eso? ¿conoces mujeres así? ¿cómo las tratan las mujeres y los hombres? ¿hay espacio para que se exprese este arquetipo libremente en el mundo actual?

¿Qué te parece este personaje? Si hay características que te resuenan, puede que tengas este lado bien desarrollado. Sería interesante revisar en qué áreas de tu vida aplicas más esta energía y en cuáles no. Si quieres saber con qué Diosa estás más conectada en estos momentos, puedes hacer un breve test que he creado.

Recuerda que conocer los arquetipos más presentes en nosotras, nos ayuda a hacer conscientes nuestros patrones de conducta y comenzar el trabajo de integrar aquellas partes negadas en nosotras para poder equilibrar estas fuerzas internas y tomar decisiones en pro de nuestro crecimiento personal y bienestar emocional, lo que se verá reflejado en nuestras relaciones y vida en general.

Para más información sobre mi trabajo como Coach de Arquetipos Femeninos, puedes revisar la Escuela Belleza Auténtica.

¡Que todo lo bueno te encuentre, te siga, te abrace y se quede contigo!

Fran España

La abogada más feroz de «Suits»: Jessica Pearson

“Ya sabes lo que hago con los que me dan golpes bajos…los dejo de rodillas.”

Jessica Pearson

Este personaje de la serie “Suits” (“La ley de los audaces”), es una de las mejores representaciones de una mujer conectada con su lado Atenea.

El camino de la guerrera

«Así que, vamos a hablar de negocios o solo le cobraré por tener el placer de mi compañía?»

Jessica es una abogada exitosa de una bufete de abogados y no solo eso, es socia senior en medio de puros hombres. El mundo de las leyes en esta serie está regido por modos masculinos (mal entendidos, tóxicos), algunos de ellos muy agresivos y competitivos. Pero Jessica se maneja muy bien, siendo admirada por muchos de sus colegas.

Partió siendo elegida por este bufete para cumplir con la cuota de diversidad en la empresa, y demostró ser un excelente aporte con su inteligencia y estrategia. Bajo su mandato como socia y gerente, el bufete de abogados florece y construye un alto status en la ciudad.

«Hombre, acabo de darte una paliza»

Su carácter es fuerte, irradia seguridad y mantiene la cordialidad en todo momento. Muy pocas veces se le ve descompensada, menos descontrolada. Su autocontrol es impresionante, lo cual la deja como fría. Sacarle una sonrisa sincera es un verdadero logro. Lo cual no quiere decir que no disfrute o se ría, pero lo hace en privado y con su círculo de hierro.

Lado A y B de Atenea

Las facetas positivas de este personaje que tienen relacion con Atenea son su inteligencia, su forma estratégica de pensar y la capacidad de tomar decisiones con la cabeza fría aún cuando son dificiles e implican roces de orden interpersonal. Su claridad en cuanto a sus objetivos y a los de la empresa es impresionante. Además, cumple sus promesas. 

Como buena guerrera, sabe dar batallas y sabe perder. Lo más importante es que el nivel de estrategia de esta abogada es superior al resto, ella está siempre 10 pasos más adelante que el resto.

 

«Esto será guerra»

Por otro lado, puede verse – sobre todo al principio – que ella es capaz de actuar sin escrúpulos para lograr sus metas, faltando incluso a la ética: extorsiona, amenaza y esconde la verdad. Su excusa es que hay un bien mayor, justificando estas conductas.

Su lado emocional es el que más sufre con esta forma de ser, ya que la vulnerabilidad y la calidez, es algo que no se puede permitir, ya que implica bajar su guardia.

Su padre – la persona más importante en su vida

La relación con su padre es decisiva para su camino como abogada, ya que él esperaba que ella eligiera ser cirujana y le hizo ver su decepción. Para Jessica eso implicó crear una vida sin la aprobación de su padre, siendo ésta muy importante para ella. Tal vez por ello, ella se convierte en una de las mejores abogadas de la ciudad – ser vista por su padre sería una gran necesidad. 

«Nunca dije que la ambición sea algo malo.»

Sus relaciones de pareja y de amistad

Como buena Atenea, Jessica Pearson siempre va a elegir su profesión por sobre el amor. No aguanta que la hagan decidir pero si lo debe hacer, no hay duda: ser abogada es lo más importante en su vida. Mejor dicho: ser vista por su padre es lo más importante, y como él desprueba su carrera como abogada, ella debe demostrar (dentro de su lógica) que es la mejor. Por lo tanto, los hombres van y vienen. 

«Pensé haber sido clara con los límites.»

Respecto de sus relaciones de amistad, no llega a tener gran intimidad con las mujeres. Parece más bien una loba solitaria a la que la compañía de los hombres le agrada más. Esto es entendible ya que entrar en intimidad implica mostrarse vulnerable – un lujo que ella no se puede dar. 

«Voy a darles una paliza y recordarles que soy feroz.»

Su lenguaje se asemeja mucho a la de una “guerrera legal”, aquí algunos ejemplos:

  • “No puedes tomar decisiones en la vida cuando te recuperas de una derrota.”
  • “Si vas a caer tan bajo para destrozar a alguien será mejor que te asegures de que no se vuelva a levantar.”
  • “No me interesa si mis enemigos creen que soy inocente a mí lo único que me interesa es que si creen que pueden derrotarme.”
  • “No puedes ser amigo de todos e invitarlos al té porque confunden calidez con fragilidad.”
  • “Yo no respondo a las amenazas yo las hago.”
  • “Voy a dar palizas y les voy a recordar que soy violenta.”
  • “Si trabajas con tigres, de vez en cuando lanzan su ataque. Me gusta trabajar con tigres, claro que cuando se salen de control hay que dormirlos.”
  • “Al momento de legislar yo soy la mejor.” 
  • “No haces que un tiburón se aleje jugando límpio, lo haces dándole un golpe en la cara.”

Si nos fijamos en su forma de vestir, podemos apreciar ropa de material de calidad, cortes clásicos que resaltan su elegancia. Prefiere tenidas formales con un toque femenino, tal ni siquiera porque le importe, sino porque sabe que puede usarlo a su favor (de nuevo su mente estratégica). 

«¿Crees que eres el único que puede engatusar a un cliente?»

¿Qué te parece este personaje? Si hay características que te resuenan, puede que tengas este lado bien desarrollado. Sería interesante revisar en qué áreas de tu vida aplicas más esta energía y en cuáles no. Si quieres saber con qué Diosa estás más conectada en estos momentos, puedes hacer un breve test que he creado.

«Ganaré.»

Recuerda que conocer los arquetipos más presentes en nosotras, nos ayuda a hacer conscientes nuestros patrones de conducta y comenzar el trabajo de integrar aquellas partes negadas en nosotras para poder equilibrar estas fuerzas internas y tomar decisiones en pro de nuestro crecimiento personal y bienestar emocional, lo que se verá reflejado en nuestras relaciones y vida en general.

Para más información sobre mi trabajo como Coach de Arquetipos Femeninos, puedes revisar la Escuela Belleza Auténtica.

¡Que todo lo bueno te encuentre, te siga, te abrace y se quede contigo!

Fran España